Información

Hola Barcelona, your travel solution

El Teleférico de Montjuïc está gestionado por la empresa Projectes i Serveis de Mobilitat (PSM), que presta, además, servicios de asesoramiento técnico en el ámbito de la movilidad. PSM forma parte del grupo Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), el principal gestor de transporte público de la ciudad de Barcelona.

El teleférico de Montjuïc abrió sus puertas el 16 de mayo del 2007. Desde su inauguración, las espaciosas cabinas vidriadas del teleférico salvan los 84,5 metros de desnivel entre las estaciones Parc de Montjuïc y Castell, pasando por la parada Mirador, en un trayecto de unos setecientos cincuenta metros.

Características técnicas

  • Longitud: 752 metros
  • Desnivel: 84,55 metros
  • Número de soportes: 12
  • Número de cabinas: 55
  • Capacidad de las cabinas: 8 personas
  • Capacidad del sistema: 2.000 pax/hora
  • Velocidad: 2,5-5 metros/segundo

Un teleférico integrado en el entorno de la montaña

Estaciones y cabinas

  • La arquitectura de las tres estaciones del teleférico de Montjuïc está perfectamente integrada en el entorno protegido de la montaña.
  • Las cabinas están vidriadas hasta el suelo para disfrutar de las fantásticas vistas de la ciudad y los alrededores del área metropolitana.
  • Toda la instalación está adaptada para el acceso de personas con movilidad reducida. El Instituto Municipal de Personas con Discapacidad de Barcelona y la Federación ECOM, que agrupa a más de ciento cincuenta colectivos de personas con discapacidad, colaboraron en la definición de las características de accesibilidad del teleférico.

Instalaciones totalmente adaptadas

Accesibilidad

  • En diciembre del 2008 las instalaciones del teleférico de Montjuïc obtuvieron la certificación de accesibilidad universal (norma UNE 170001) de la empresa certificadora LGAI – Applus, tanto en lo que se refiere a la accesibilidad del entorno (aspectos arquitectónicos) como al sistema de gestión de la accesibilidad (gestión interna).
  • El teleférico permite una total autonomía a personas con movilidad reducida a través de rampas, pasos y un adecuado ajuste de la separación entre andén y cabinas para las sillas de ruedas; a personas invidentes o con déficit visual gracias al tamaño de los rótulos, los encaminamientos y los navegadores táctiles en las máquinas de venta de billetes; y a personas sordas mediante la disposición de información escrita. El personal está formado y sensibilizado respecto a las necesidades específicas de los colectivos de personas con discapacidad. Tanto los protocolos de atención al público como los de mantenimiento de las instalaciones garantizan las condiciones de accesibilidad en el teleférico.