• Inicio
  • Estadio Olímpico Lluís Companys

Estadio Olímpico Lluís Companys

El espacio central de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92

Hola Barcelona, your travel solution

El Estadio Olímpico Lluís Companys ha quedado grabado en la retina de muchos barceloneses como el espacio que acogió el evento deportivo más importante de la historia de ciudad: la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Sin embargo, muy pocos ciudadanos conocen que este estadio se construyó, en realidad, en 1929, aunque ha sufrido desde entonces numerosas reformas.

¿Por qué visitar el Estadio Olímpico Lluís Companys?

El 25 de julio de 1992, Barcelona saludó al mundo entero con un sonoro «Hola» desde la pista central de este estadio. Ese día se celebraba la ceremonia de inauguración de las XXV Olimpiadas. Sin duda, este estadio es un lugar clave para la historia reciente de Barcelona, aunque sus orígenes se remontan al año 1929.

Con motivo de la Exposición Universal de Barcelona, se encargó al arquitecto Pere Domènech i Roura la construcción de este edificio. Pero, posteriormente, la instalación quedó en desuso hasta que Barcelona fue elegida como sede olímpica y se puso en marcha la su remodelación, a cargo del equipo de arquitectos Gregotti, Correa, Milà, Margarit y Buxadé.

El estadio se renovó completamente y solo se conservó su fachada y las dos esculturas de jinetes de Pablo Gargallo. El nivel de la pista del edificio se rebajó y la piedra que se extrajo se utilizó para la construcción de la Sagrada Familia. La remodelación del edificio también se tradujo en nuevas gradas con capacidad para 56.000 espectadores.

El nuevo estadio acogió las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, así como la V Copa del Mundo de Atletismo, celebrada en 1989, y que sirvió para inaugurar el estadio y ponerlo a prueba para las Olimpiadas. Después de 1992, el estadio se ha aprovechado para todo tipo de eventos, no solo deportivos. Entre 1997 y 2009 fue el campo de fútbol del RCD Espanyol.

En los últimos años, el edificio todavía ha vivido una nueva remodelación, con motivo del 20.º Campeonato de Europa de Atletismo, que se celebró en el 2010. Desde entonces, la capacidad ha aumentado hasta los 60.000 espectadores.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? No fue hasta el año 2001 cuando el estadio pasó a llamarse Estadio Olímpico Lluís Companys, en homenaje a quien fuera presidente de la Generalitat de Catalunya durante la Guerra Civil.
  • Consejo del barcelonés: el pebetero con el que se encendió el fuego de los Juegos Olímpicos todavía se conserva. Lo podrás ver en el estadio.
  • Imprescindible para: nostálgicos de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.